Etiquetas

Tecnología y Gerencia

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.
lunes, 18 de mayo de 2009

El Gigante y la Mar Bravía

Prosa y verso por urgencia de un amor…

Cuentan que una vez, hace mucho, pero muchos años, la mar en medio de su locura y a pesar de, que era de Neptuno, ayudada por el viento del occidente, lleno el continente un día, buscando al gigante que en sus territorios allí vivía, ella lo había visto desde sus dominios y le intrigaba su silencio, y su lejanía, el no saber los misterios que escondía, además de saber lo que él tenía, su curiosidad la fue llevando a querer su amor en sintonía, así que entró entre sus tierras y dominios sin pedir permiso y sin guía, como si tuviera todo el derecho de investir a sus valles, laderas y caminerías, entro, y entro rompiendo todos sus bosques y matando todo lo que a él lo protegía, y mientras lo hacía, ella gritaba a las montañas que su corazón le dolía y que por eso estaba desesperada y llena de melancolía. Por su parte el gigante que hacía años había caído en un letargo aún dormía, pero sin embargo, desde sus sueños todo lo veía, miro como la mar destruía todas sus barreras y le gritaba que lo quería, que aunque Neptuno todavía era su dueño, su corazón a él ya no le pertenecía.


El gigante por su parte ayudarla también quería, pero la somnolencia en aquel momento aun lo poseía, no obstante, mientras que él miraba su valentía, le asombraba su determinación y su gran gallardía, desde su sueño invernal logro imaginar lo que sería, si él y la mar pudieran algún día, disfrutar del amor que a él también le urgía, porque hacía años su corazón dejo de palpitar un día y por eso fue que desde entonces dormía y dormía, fue así que manso dejo que lo poseyera la niebla de la letanía y lo hundiera en un sueño tan profundo que jamás... pero jamás despertaría. La mar bajo su ímpetu y descendió cabizbaja hasta sus orillas, sabiendo que no logro despertar al gigante que quería, porque ella también había imaginado y sabía, que el amor del gigante, ese que se le murió un día, ella con su nobleza y dulzura se lo regresaría y así podría despertarlo de su sueño del mediodía, es por eso que pensó, que si se atrevía, a llegar hasta las montañas aquel día y después de gritarle lo que quería, éste definitivamente poco a poco se despertaría, pero eso no solo fue un sueño suyo, porque ella no sabía, que después de volver a la playa ese mismo día, el gigante comenzó a moverse y de repente aparto su letanía, se levanto hasta las nubes desde donde él todo lo veía, gritando como un trueno adonde había ido parar el amor que logró despertarlo del letargo en que lo mantenían, fue entonces cuando allá la vio en la lejanía, se marcho de las montañas en busca de la mar bravía, pues con ella sabía que el amor nunca jamás lo dejaría, así que llego a la playa encontrándola esclava de Neptuno que aún la sometía, pidió a su Rey con humildad y muestras de sabiduría, que la dejará libre para él llenarla de alegría, pero Neptuno por su soberbia esclava suya la hacía, fue por eso que el gigante alzó su pie y golpeó los continentes que ya ardían, partiendo la tierra en dos abrió una grieta que se hundía, mandando a Neptuno y la Atlántida hasta las aguas más frías, del océano más profundo a donde jamás nadie lo hallaría. Por fin, ya libre la mar bravía, esta corrió hasta su gigante, ese que ella tanto quería, él la acogió entre sus brazos con un beso largo que los unía y la hizo suya para siempre a partir de ese día y de ahí, hasta el fin de los tiempos juntos vivirían, pues estaban hechos el uno para el otro y eso nadie lo negaría. Así termina este verso que puede ser prosa y no poesía, pero que me sirve, para decir lo que soñé un día, que estuviste a mi lado mientras íbamos en la vía, porque mientras hablabas tan cerca de mi y nuestros cuerpos se rozaban con gran alevosía, yo solo te veía y veía, pensando, si yo fuera el gigante, y tu la impetuosa mar bravía.

0 comentarios:

Visitas al Blog

Suscríbite al Blog por E-mail

Entradas populares

DOUGLEANDO

Es real


Precisamente hay que decir lo que se piensa y donde se piensa, esa es una de las grandes virtudes de la democracia y en estas pseudo democracias decirlo con fundamentos y responsabilidad... más valor tiene la palabra y la protesta porque es aún más honroso, esto significa que aquí hay que decirlo muy bien, para no errar y caer en el delito o faltar a la Ley Resorte... En fin ahí voy... al grano... Hace unos días... asesinaron en un evento público a un Concejal de nuestra Municipalidad, precisamente al Presidente del Consejo Municipal... Y a pesar de no haber estado presente tengo que manifestarme en mi pequeña tribuna para decir que eso fue algo demasiado lamentable y hasta, sentí mucha pena por lo acontecido... que desdén tienen nuestras autoridades que no pueden siquiera brindar a la colectividad seguridad...


Leer más...