Etiquetas

Tecnología y Gerencia

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.
lunes, 22 de junio de 2009

BOLÍVAR EL LIBERAL, FRENTE AL MAL LLAMADO SOCIALISMO DEL SIGLO XXI


Comienzo este post como parte de la tesis planteada afirmando que la formación educativa de nuestro Libertador Simón Bolívar fue bastante informal, considerando que no fue un alumno regular que cursara estudios desde la educación elemental hasta la universidad. Al igual que otros muchos ricos y bien educados criollos, él recibió instrucción de tutores privados en su propia casa. Solamente durante cuatro periodos en su niñez asistió a una escuela pública y vivió en la casa de su preceptor Simón Rodríguez. De acuerdo con su propio testimonio, su educación fue lo mejor que una persona de su rango podía adquirir en su patria para ese entonces.

En una conocida carta enviada al General Santander, Bolívar ofreció uno de los más claros testimonios sobre su temprana formación. En esa carta, Bolívar trataba de desautorizar a un detractor suyo llamado Mollíens, cuyo testimonio calificó de injusto y falso. El Libertador afirmó en la carta que no era verdad que su educación fuese descuidada, pues su madre y toda su familia hicieron lo posible para que tuviese la formación apropiada y para ello contrataron los mejores maestros del país.


En esta misma carta, el agrega que Simón Rodríguez, le enseñó a leer y a escribir, que Andrés Bello le instruyó en el arte de la composición y en geografía, y el padre Andujar un intelectual admirado por Humboldt le enseñó matemática en una academia diseñada especialmente para tal objetivo. Después dice Bolívar, fue enviado a Europa a estudiar idiomas extranjeros y a asistir a la Academia de San Fernando, en Madrid, para mejorar sus aprendizaje.

Allí en Madrid, también tomó lecciones de esgrima, danza y equitación. Finalmente en un significativo pasaje, él reconoció su deuda intelectual con la ilustración Francesa "Es verdad que yo no he aprendido la filosofía de Aristóteles ni los códigos del crimen y del error, pero el señor Molliens no ha ido tan profundo como yo en el estudio de Locke, Condillac, Bufón, Helvetius, Montesquieu, Mably, Smith y los clásicos de la antigüedad, sean los filósofos, historiadores, oradores o los poetas; así como los clásicos modernos de España, Francia, Italia y algunos de Inglaterra.

Mientras estuvo bajo la tutela de Don Simón Rodríguez, el joven Simón pudo obtener una de las enseñanzas más brillantes que cualquier joven pudiera recibir, Don Simón Rodríguez, le enseño con un método diferente, con Bolívar llevó a la práctica los contenidos pedagógicos de la obra “El Emilio” de Juan Jacobo Rousseau. Bolívar fue su Emilio particular, le enseño a leer las obras maestras de la filosofía antigua y moderna. Esas herramientas desarrolladas por Rodríguez en Bolívar, le permitieron cultivar una práctica incansable que lo convirtió en un asiduo lector de las más variadas literaturas, de las distintas áreas del saber. Esto aunado a sus innumerables viajes por Europa y América fueron conformando una personalidad con una cultura única, en un hombre que deseaba para nuestros pueblos lo mejor de lo mejor… la Libertad.

Ante tales afirmaciones del mismo Bolívar y de algunos de sus numerosos biógrafos e historiadores, es obvio que Bolívar creció y se formó con la Ilustración, en la plenitud del siglo de las luces, cuando el liberalismo y la burguesía se conformaban y se consolidaban como las filosofías políticas, económicas y sociales que abanderaban los cambios que se debían generar bajo la ideas del movimiento ilustrado, quienes posteriormente y luego de las revoluciones del Siglo XVIII, dominarían al mundo en lo sucesivo, debido especialmente a la expansión de las industrias con el maquinismo, la inserción de tecnologías para la fecha nunca vistas y el afianzamiento y florecimiento del capitalismo contemporáneo, Bolívar mismo afirma en una de sus cartas, que mientras estuvo en el Reino Unido, como agregado de la embajada durante la Primera República, que estaba maravillado con la cultura inglesa y quiso para nuestros pueblos tales adelantos científicos y culturales de aquella Inglaterra de comienzos del siglo XIX.

En consecuencia, se puede afirmar no sólo que Bolívar fue uno de los primeros liberales o nuevo (neo) liberal después de Miranda por quien también sentía profunda admiración. Sus pensamientos giran entorno ha estas filosofías deístas que nacieron en Europa con los postulados de John Locke, los mismos que luego serían la base de la Constitución de los Estados Unidos de Norteamérica redactada por Tomás Jefferson, declarada en Filadelfia en 1776.

Esta afirmación se puede comprobar si analizamos cualquiera de los Decretos dictados por el libertador en relación a las actividades económicas. El Libertador estuvo siempre muy consciente de la importancia de la agricultura para la subsistencia de los pueblos y vio en la riqueza del suelo y en su racional aprovechamiento, una fuente de ingresos y de bienestar social y económico. La agricultura, base económica de la sociedad colonial, se hallaba abandonada como consecuencia de la guerra, no sólo por la falta de brazos para explotar los suelos, sino tam­bién por las devastaciones que ocasionaba la guerra misma.

El Libertador promulgó varios decretos para fomentar la agricultura. Uno de ellos, el dictado en El Rosario, el 21 de mayo de 1820, en el que estableció la creación de juntas provinciales de agricultura y comercio, destinadas a "promover, animar y fomentar" ambas actividades. En ese decreto, el Libertador dispuso que las juntas promovieran la agricultura mediante el aumento de la cría de ganado caballar, vacuno y lanar, que se elaboraran y presentaran al pueblo proyectos de reformas y mejoras, y que se ofrecieran al pueblo las técnicas y los co­nocimientos sobre producción, facilitando la adquisición de libros y manuscritos para su divulgación.

Las juntas debían estimular a los hacendados en la produc­ción de añil, café, cacao, algodón, grana, olivo y vid. También debían estimular el comercio, mediante el mejoramiento de las vías de comunicación, la creación de mercados para facili­tar el tráfico y el cumplimiento de contratos y obligaciones.

La industria fue también objeto del decreto, pues dispone que las juntas otorguen premios a quienes "inventen, perfeccionen o introduzcan" industrias o fábricas y "a los que mejoren y faciliten la navegación de los ríos" o hagan más económico el transporte terrestre. Creando nuevas tecnologías.

La política agrícola se complementó con la promoción de un inventario o censo de los terrenos baldíos con el fin de rescatarlos de su abandono y ponerlos a producir mediante un sistema de concesiones a particulares. La repartición de tierras entre los indígenas también fue una forma de proteger e impulsar la agricultura, sobre todo en Perú y Bolivia donde existía una alta densidad de población indígena.

Dicho lo antes expuesto, se puede realizar un breve ejercicio mental para imaginar, que pudiera hacer Bolívar hoy con las enormes ventajas que ofrece la tecnología a las sociedades del mundo.

1. En el campo militar: seriamos en este momento una potencia armamentista tan parecida a USA ó Inglaterra. En uno de sus tantos discursos en el Congreso de Angostura, declaró que el ejército debía estar debidamente apertrechado y armado, es decir, con las defensas y las armas necesarias que lo colocasen por encima de sus enemigos. Esto es porque él sabía que esa ventaja era un arma no sólo física, sino una poderosa arma psicológica que intimida y amedrenta a los ejércitos desposeídos de armamentos y defensas. Además como estratega, manejaba las técnicas, tácticas y métodos militares que conformaban los más valiosos adelantos tecnológicos del siglo XIX. Hay que recordar que, para que los patriotas venezolanos pudieran luchar contra los realistas, estos fueron "incluyendo al mismo Bolívar", adiestrados y financiados por los ingleses, no sólo con empréstitos, sino también con armas, uniformes, botas, cañones y embarcaciones o buques de guerra. (Desde allí mismo comenzaron nuestras deudas con el Imperio).

2. En el campo político y económico: seriamos un país republicano, democrático y capitalista. No se estaría hablando de socialismo o de estado de bienestar social, y en el Titulo VI, de nuestra Constitución, no habría semejante ambigüedad para decir en si, que sistema adoptaría nuestra República, "sin duda alguna tomando en cuenta la formación educativa y filosófica de Bolívar" diría claramente que nuestro país es ó sería un país con clara inclinación al sistema socioeconómico de producción capitalista, existiría libre mercado, libre competencia y el Estado intervendría en las actividades económicas lo menos posible. Incluso me atrevo a decir, que ya existiría el ALCA o algún convenio semejante y Venezuela sería uno de los países patrocinadores del acuerdo. Todo aquello que generará para el país adelantos tecnológicos, científicos y culturales, serían bienvenidos para aplicarlos en la política de Estado, y Bolívar sabía bien que la competencia generaría adelantos en la agricultura y en general las actividades industriales de la república. Así quedo evidenciado en el Decreto del Rosario, en el que él deja las actividades económicas en manos de particulares y limita las actividades del Estado a fomentar e incentivar la producción a través de premios a los más capaces y competentes, y deja entre ver claramente, insisto, su inclinación al sistema socioeconómico capitalista.

3. En el campo social: desarrollaría los instrumentos y las políticas, a través del establecimiento de Leyes, Decretos e Instituciones realmente autónomas e independientes del poder ejecutivo, que brindasen a la colectividad la confianza y las herramientas para lograr el progreso cultural necesario que incentiven a las comunidades realmente ha participar en la solución de sus problemas, es decir, para que realmente se diera la democracia participativa. Estado (Políticas y Leyes) — Empresa (Capital) — Sociedad (Trabajo y bienestar socioeconómico). A Bolívar las circunstancias de la época lo convirtieron en un Dictador. Sin embargo el explica en su carta de Jamaica. Que después de perder la primera y segunda república no le quedo salida, el pueblo de entonces no estaba preparado para la República Federal, por eso es que mientras fue presidente de la República de Colombia, asumió y promovió un sistema de gobierno centralista y posteriormente en sus últimos años, dictatorial. Pero sus ideales eran profundamente liberales y democráticos, como quedó demostrado en la explicación acerca de su formación cultural y de su recapacitación al retirarse del poder ya enfermo y desconsolado por la disolución de la Gran Colombia y donde deja claro su culpa, reflexionando cuando afirma: “Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”.

4. En el campo educativo: Bolívar siempre se ocupó de decretar la creación de centros educativos en todo el país, en Colombia, Perú y Bolivia, quería que la juventud estuviera preparada y decía que el Estado debía garantizar una verdadera educación integral, en unos de sus decretos desde el Perú, dictó que de cada población se debían enviar cuatro o cinco jóvenes para Europa, para que estudiaran en el mundo capitalista y aprendieran y trajeran para nuestros pueblos los conocimientos necesarios para que nuestras sociedades pudiesen generar nuevas tecnologías que le permitieran al Estado el aprovechamiento de sus recursos naturales. Si Bolívar fuera hoy nuestro líder en Venezuela no sólo existirían ese gran número de Universidades que existen hoy día, sino que nadie que quisiera "realmente estudiar" tendría problemas para ingresar al sistema educativo en cualquiera de sus niveles. El Estado estaría garantizando realmente una educación de calidad en los miles de centros educativos de educación básica, diversificada y técnica. En vez de estar creando seudosistemas educativos paralelos de dudoso nivel académico. No obstante, es mi parecer que su financiamiento sería cubierto por las empresas privadas. Y muchos de estos centros estarían realizando actividades de autogestión, que les permitieran cubrir sus compromisos y pasivos contraídos. Con Instituciones y personas autogestionarias los valores científicos, humanísticos propios del capitalismo postmoderno y los principios empresariales serían transmitidos desde la escuela a los jóvenes, así la brecha cultural que necesitan nuestros pueblos alcanzar sería más factible de lograr para estar a la altura o por encima de las culturas de los países técnicamente desarrollados. Los Estados paternalistas en vez de crear personas proactivas y responsables han creado sociedades parasitaria que vive en espera de que el padre ESTADO les de todo lo que necesita. Entonces se aplica según el ideario bolivariano que sí Venezuela fuera un país netamente Capitalista, no habría necesidad de ocupar excesivamente tanto gasto público para financiar las instituciones educativas, ni tan monstruoso gasto público para mantener la enorme administración pública que ostentamos, las empresas privadas se ocuparían de su manutención. Igualmente tendríamos un Estado que con impuestos a dichas empresas sería mucho más ágil para buscarle soluciones a los problemas sociales, estoy seguro que no estaríamos figurando como de hecho hoy figuramos ante el mundo, como uno de los países más violentos, con más inseguridad, con menos tecnología, con otros más problemas relacionados con la pobreza extrema, entre otros.

En conclusión, Bolívar fue un gran hombre no sólo porque liberó a nuestros países, sino porque supo aprovechar su gran diversidad cultural, para la causa independentista. Si Bolívar tuviera la oportunidad de dirigir nuestros destinos con toda la fuerza de la tecnología actual, Venezuela fuera hoy, no, como dice el cantautor nicaragüense Ricardo Arjona "Si el norte fuera el sur". ¡No! El sur realmente fuera como el norte, porque viviríamos en la luz que nos ofrecen los conocimientos y las tecnologías y no en el oscurantismo y el atraso en el que vivimos hoy. En el país se discutiría todo lo referente a las ciencias y la política, la economía sería diversificada y no dependeríamos en exclusiva del petróleo. Viviríamos en una verdadera libertad democrática, donde las personas creerían tan fervientemente en sus instituciones, que ni se notaría que existen, porque la vida se tornaría en el estudio y el trabajo, y en las enormes ventajas comparativas de vivir en un país desarrollado e industrializado, en donde el empleo y el poder adquisitivo esta ajustado a los salarios reales y los individuos no tuvieren mayores dificultades para cubrir sus necesidades sociales de salud, educación, seguridad jurídica, estabilidad laboral, seguridad social, vivienda, entre otros indicadores sociales y económicos de interés común. No necesitamos ser socialistas para atender nuestros problemas sociales. Estoy seguro que bolívar diría hoy que el socialismo no es la solución de nuestros problemas estructurales. Más creo que diría que la creación de tecnologías originarias sería la vía para la búsqueda del progreso económico, la democracia y la libertad en lo político, la voluntad comprometida y la determinación para la solución de nuestros problemas sociales sería el camino que pudiera enrumbar a nuestra nación a un verdadero desarrollo integral, autogestionario y sostenible. No creería jamás que Bolívar pudiere estar de acuerdo con un socialismo que cada día nos hunde más en la pobreza y que sistemáticamente ha ido destruyendo nuestro patrimonio económico, político, cultural y social. Y de verdad perdónenme amigos, los que verdaderamente son socialistas y revolucionarios. Pero hoy día les queda muy grande a muchos que se dicen socialistas el pensamiento bolivariano. Ojala que este mal llamado socialismo del Siglo XXI fuese como el socialismo de Chile ó el de España, pero… ¡No! Han preferido como modelos a los obsoletos sistemas seudosocialistas del pasado, en contraste con un socialismo como el ruso y el chino que florecen económicamente luego de abrirse al capitalismo contemporáneo ó economía de libre mercado ó como mejor les parezca llamarle, como le llaman ahora sus detractores comunistas “neoliberalismo salvaje” ¡Bolívar! A tu pueblo, no se le esta dando la mayor suma de felicidad posible, más todo lo contrario creo que se le esta proporcionando, la mayor suma de infelicidad posible. Nuestros líderes hasta ahora, no han tenido concordancia entre lo que piensan, dicen y hacen. ¡Bolívar! ¡No se ha consolidado la unión, estamos divididos! Hoy sé que no estas tranquilo en el Sepulcro.

0 comentarios:

Visitas al Blog

Suscríbite al Blog por E-mail

Entradas populares

DOUGLEANDO

Es real


Precisamente hay que decir lo que se piensa y donde se piensa, esa es una de las grandes virtudes de la democracia y en estas pseudo democracias decirlo con fundamentos y responsabilidad... más valor tiene la palabra y la protesta porque es aún más honroso, esto significa que aquí hay que decirlo muy bien, para no errar y caer en el delito o faltar a la Ley Resorte... En fin ahí voy... al grano... Hace unos días... asesinaron en un evento público a un Concejal de nuestra Municipalidad, precisamente al Presidente del Consejo Municipal... Y a pesar de no haber estado presente tengo que manifestarme en mi pequeña tribuna para decir que eso fue algo demasiado lamentable y hasta, sentí mucha pena por lo acontecido... que desdén tienen nuestras autoridades que no pueden siquiera brindar a la colectividad seguridad...


Leer más...