Etiquetas

Tecnología y Gerencia

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.
miércoles, 17 de junio de 2009

DESPEDIDA PARA UN AMIGO


Es muy raro pensar y saber que ya no estas entre nosotros, es muy raro saber que mañana no te voy a encontrar en mi ciudad, es muy raro saber que no vamos a reírnos otra vez de nuestras peripecias del pasado, es muy raro saber que has muerto físicamente y nunca más en este mundo seremos los de ayer.

Hace más de 20 años que vi como esa horrible enfermedad se apodero de tu vida, hace mucho que sabía que si la muerte no te estaba esperando a la vuelta de la esquina, ella igual te llevaría con esa horrible peste, ella fue una inmensa cruz que te toco cargar por el resto de tu vida… Y ¡Yo sabía amigo! Que así te irías de este mundo. Por eso para mi no fue sorpresa saber que hoy tu cuerpo amaneció sin vida. ¡No fue una sorpresa! La muerte no llego primero por mí, no llego… y hoy tengo que saber, que tu corazón no aguanto más ese sufrir, por eso hoy dejaste de estar entre nosotros y te fuiste sin despedida, que tristeza amigo saberte perdido.


Eras un hombre alegre, vivaz, chistoso, ocurrente, enamorado de la vida a pesar de que no te trato bien. Para todos tenías una sonrisa y tendías tu mano para ayudar sin esperar mucho a cambio. Hay mucha gente que te conoció pero nunca te valoró. Eras un extraordinario ser humano, demasiado contento para el gusto de muchos amargados, demasiado bueno para muchos malos, demasiado amigo para los que no gustan de la amistad sincera y leal, demasiado… gente para los que no tienen gentilicio. Espontáneo, extrovertido, abierto. Yo que te conocí en una parte de tu vida, supe que eras buen hijo, sé que querías a tu madre como ninguno y que veneraste a tu padre sin igual, hermano sacrificado, buen compañero y esposo, padre abnegado… Y sobre todo un gran amigo. Que dolor pensar que para muchos de ellos nunca fuiste preferido. A veces creo que los buenos no son de este mundo, por eso ya no estas aquí.

Estos días para mi han sido muy infelices, no pude acompañarte en tu lecho de muerte hermano. ¡Perdóname! Tú sabías muy bien que detesto los funerales y aún más los sepelios. No obstante, contigo hubiese gustosamente hecho una excepción, sólo para verte por última vez y acompañar a tus seres amados. Razones de causa mayor me imposibilitaron para estar ahí, llame a Joel nuestro otro hermano para que te acompañara y me comento que la gente de tu pueblo fue a despedirte como te merecías. Pobre Joelito como ha llorado y sentido tu muerte. Yo, sin embargo desde el sábado por la mañana que recibí la amarga noticia de tu muerte, no he dejado de pensar en ti y en la medida que ha transcurrido los minutos, las horas y los días, más y más se llena de tristeza mi corazón.

Pero no te he llorado, no todavía, quizás mañana… quizás… ¡No sé! No me ha nacido llorarte, te quiero recordar como eras. Te he recordado mucho en estos días. Te he pensado tanto… Y más bien he reído, acordándome de todo lo que vivimos en aquellos años de camaradería.

¡Es increíble que te hayas ido! Juan Pío. Es increíble. Si bien estas muerto y te sepultaron y tu corazón esa madrugada no resistió un ataque más de esa maldita peste… También amigo querido, es verdad que tú siempre estarás vivo en mi corazón y en mi mente. Siempre estarán todas nuestras travesuras, todas nuestras vivencias, todos aquellos días en los que compartimos nuestro gusto por la música, por las fiestas hasta el amanecer y más allá, por las mujeres, por los viajes, por el buen humor y mucho más…

Te quiero despedir con un hasta pronto, algún día nos volveremos a encontrar, lo sé. Hoy voy a escuchar mucha música de ayer, para recordarte bien y decirte que nos vayas preparando el terreno por allá donde estarás. Porque muy pronto, estaremos otra vez juntos para seguir la parranda sin muchas inhibiciones. Y allí vamos a esperar a los demás. Para formar nuestras algarabías y parrandas.

Quiero que descanses, no temas amigo. Voy a estar al tanto de tus hijos y tu mujer. No te preocupes ellos ya son grandes. Descansa, porque cuando yo llegue allá, vas a necesitar mucha energía, por eso lo digo… ¡Descansa! Nunca te lo dije abiertamente. Pero siempre te ame como un hermano… Y tú siempre fuiste demasiado bueno conmigo y yo fui un ingrato. ¡Tú nunca te molestaste conmigo! Y yo te pelee y más de una vez me enoje, por ser un amargado. Pero amigo mío siempre te ame como un hermano. ¡Tú lo sabes! Donde quiera que estés debes saber que es así. Miles de veces te lo demostré. Te protegí, te cuide y te brinde más que mi mano amiga.

Si notas, que escribiendo esta despedida alguna lágrima ha pretendido salir de mis ojos, es porque aunque no te he llorado, mi corazón desde el sábado no aguanta más esta tristeza. Pero no te he llorado mi amigo y si te lloro no te vayas a burlar de mí. Te imagino viéndome parado justo al lado de mí y riéndote diciendo “Hay vale llorando por mí”. Mientras te he estado escribiendo sentado aquí, he sentido sendos escalofríos por la espalda, te presiento, presiento que estas aquí.

Amigo no te burles de mí.

Esta bien, búrlate de mí. Ya no puedo más… Lloro por ti.
¿Para eso viniste verdad?... ¡Morboso degenerado! Esta bien, ya estoy llorando por ti…

¡Hasta pronto querido amigo!

No hagamos esta despedida tan larga…
No tienes asuntos pendientes aquí. ¡Vete ya!
Y descansa amigo… descansa de este mundo roto y cruel…
Y como te dije antes, espéranos allá.
Hasta pronto.

Tu amigo hasta la eternidad.

0 comentarios:

Visitas al Blog

Suscríbite al Blog por E-mail

Entradas populares

DOUGLEANDO

Es real


Precisamente hay que decir lo que se piensa y donde se piensa, esa es una de las grandes virtudes de la democracia y en estas pseudo democracias decirlo con fundamentos y responsabilidad... más valor tiene la palabra y la protesta porque es aún más honroso, esto significa que aquí hay que decirlo muy bien, para no errar y caer en el delito o faltar a la Ley Resorte... En fin ahí voy... al grano... Hace unos días... asesinaron en un evento público a un Concejal de nuestra Municipalidad, precisamente al Presidente del Consejo Municipal... Y a pesar de no haber estado presente tengo que manifestarme en mi pequeña tribuna para decir que eso fue algo demasiado lamentable y hasta, sentí mucha pena por lo acontecido... que desdén tienen nuestras autoridades que no pueden siquiera brindar a la colectividad seguridad...


Leer más...