Etiquetas

Tecnología y Gerencia

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.
martes, 10 de agosto de 2010

ENSAYO: EL FRACASO Y LA ADAPTACIÓN FALLIDA DE UN MODELO DE DESARROLLO

La tierra, nuestro mundo ha experimentado miles, por no decir millones, de cambios en el transcurso de su tiempo de vida, unos lentos casi imperceptibles, otros bruscos, hasta trágicos y traumáticos, de hecho nosotros como seres vivos y nuestra civilización y cultura son parte de dichos cambios, desde la simple existencia de pequeños microorganismos unicelulares, hasta la compleja estructura del ser más perfecto hasta ahora en la faz de este planeta, el hombre, desde el inicio mismo de la separación de los continentes hasta el asiento geográfico que hoy conocemos, la formación de la vida, la aparición y extinción de especies increíblemente majestuosas, el nacimiento y evolución de otras, la invención de las máquinas, la tecnología, las grandes metrópolis, los proyectos más sofisticados, todo lo que ha suscitado en estos millones y millones de años de existencia ha sido desarrollo. Una constante, el cambio de un estado inferior a otro de mayor complejidad y superioridad, eso es lo que se conoce como desarrollo.
Desde esta premisa, se pude hablar de distintos tipos y modalidades de desarrollo, hoy se nombran entre estos, al desarrollo urbanístico, desarrollo nuclear, desarrollo biológico, el desarrollo de un país (nacional), el desarrollo social, cultural, deportivo, familiar, económico, entre otros.


Estas líneas y párrafos subsiguientes estarán dedicadas específicamente ha desmenuzar el tema del desarrollo económico extendido a otros tipos de desarrollo que por derivación misma se logran como consecuencia del establecimiento de estructuras económicas eficaces que trasladan las riquezas en una explosión que esparce bienestar social, cambios culturales, la progresión de diversas áreas y sectores de un pueblo, traducidos en mejores viviendas, mejor educación, mejor vialidad, mejores centros de salud, mayor seguridad, entre otros indicadores socioeconómicos que d
 eterminan un grado de mayor o menor rango de felicidad, calidad de vida, calidad familiar y personal de los ciudadanos de una sociedad determinada.

Pero, enfocados en una modalidad del desarrollo económico denominada desarrollo endógeno, una forma de llevar adelante la transformación social, cultural y económica de una sociedad, según fuentes oficiales en Venezuela, un desarrollo popular basado en la reconquista de las tradiciones, el respeto por el medio ambiente y el establecimiento de relaciones equitativas de producción, que permita convertir los recursos naturales en productos que se puedan consumir, distribuir y exportar al mundo entero. Mediante la construcción de redes productivas donde todos participen en igualdad de condiciones, accediendo fácilmente a la tecnología y al conocimiento. Otorgando poder a las comunidades organizadas para que desarrollen las potencialidades agrícolas, industriales y turísticas de cada una de las regiones. Poniendo al servicio de toda la gente la infraestructura del Estado que ha sido abandonada (campos industriales, maquinarias, tierras ociosas, entre otros) para generar bienes y servicios.

Sus objetivos fundamentales en Venezuela, bajo el marco del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social de Venezuela 2001 – 2007 del equilibrio económico, eran a groso modo: Permitir que en cada lugar se regenere la relación perdida de arraigo que debe existir entre la comunidad y su región. Que la zona (geografía) y su colectivo sean uno solo, reestablecer su tradición productiva, cultural e histórica si la hubiere, si no fundarla. Ej.: El amor, del barloventeño por el cacao, del oriental por sus playas y su pesca, del merideño por su páramo y su agricultura de montaña, del larense por su artesanía y su música, entre otros. Desarrollar actividades orientadas a crear en la colectividad una conciencia de bienestar común, mostrándoles que, trabajando unida en beneficio de todos a través de un esquema cooperativo y democrático pueden lograr mayores resultados. Generar acciones para que los recursos de la zona permitan un conjunto de actividades productivas donde participe la colectividad en pleno, sin que nadie quede por fuera, acabando con la exclusión social, cultural y económica. Formalizar ante los organismos competentes donde finalmente, estén presentes todas estas condiciones, para que la comunidad reciba un empuje del Estado a través del apoyo financiero, capacitación para el trabajo y la adopción de valores cooperativos y participativos.

No obstante, todos estos objetivos y enfoques teóricos del desarrollo endógeno fueron mal interpretados, no sólo por las personas encargadas de la elaboración y ejecución de los proyectos, sino también por los directivos y dirigentes encargados de la ejecución de las políticas del Estado, quienes en su empeño de politizar e ideologizar, castraron los esfuerzos de las personas que tuvieron visión para proyectar en sus respectivas localidades acciones que permitieran explotar las potencialidades de sus recursos naturales, culturales e históricos, trayendo como resultado que dichos objetivos fueran desfigurados y cambiados casi en su totalidad en la realidad.
Hay que entender en primera instancia que el desarrollo endógeno tiene mucha sinonimia con lo que se conoce como desarrollo local, dado que nos referimos a un proceso en el que una sociedad local o municipal, manteniendo su propia identidad y en su territorio, genera y fortalece sus dinámicas económicas, sociales y culturales, llevando adelante un proceso en el que es fundamental la participación de los agentes, sectores y fuerzas que interactúan dentro de los límites del territorio determinado, con un proyecto común que combine: la generación de crecimiento económico con equidad, cambio social y cultural, sustentabilidad ecológica, enfoque de género, calidad y equilibrio espacial y territorial, con la finalidad de elevar la calidad de vida y el bienestar de sus pobladores.
Profundizando más en el término de desarrollo endógeno se encuentra que no es nada nuevo de como lo han enajenado en Venezuela. Hace ya más de 10 años que se habló de esto en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), no ha sido un modelo que podamos afirmar con propiedad y autoridad que naciere o se haya patentado en nuestro país, sino que su origen se remonta aunque que parezca gracioso a los Estados Unidos de Norteamérica, específicamente a las empresas más capitalistas de dicha nación, dado que, Es un término equivalente a “Desarrollo Endógeno”. Este termino que dicho sea, no tiene traducción exacta en nuestra lengua es el Ownsourcing que significa relativamente, “Desarrollo que se genera desde adentro y con nuestros propios recursos”, el mismo lema del desarrollo endógeno. Y que hace referencia a que, en la mayoría de las organizaciones existen individuos y recursos humanos idóneos en alguna rama del conocimiento y están dispuestos a poner ese conocimiento al alcance de los otros miembros de la organización, con el propósito de la transferencia tecnológica voluntaria para el crecimiento de la empresa y de todos sus integrantes.
Esto redunda en el fortalecimiento, amplitud, integración y desarrollo de las capacidades individuales y en consecuencia a la formación natural de equipos multidisciplinarios de trabajo que cooperan (Fíjense sin ser cooperativas) para el desarrollo armónico de la organización en un ambiente sistémico, simbiótico y sinérgico.
Si preguntan y… ¿Quiénes fueron los Organismos participantes y ejecutores del desarrollo endógeno en Venezuela y sobre quienes debería recaer la responsabilidad directa del fracaso y la adaptación fallida del modelo de desarrollo presentado por nuestro máximo dirigente?
Sólo tendríamos que recurrir a los centenares de folletos y documentos repartidos por toda la nación por ellos mismos, donde se establecía claramente que la política de los Núcleos de Desarrollo Endógeno (NDE) era impulsada por el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y que supuestamente estaba orientada a erradicar la pobreza, mejorar la calidad de vida de la población y crear un “nuevo” modelo de desarrollo económico y social al que se incorporarían los sectores populares así como aquellas zonas desasistidas y desconcentradas demográficamente.
Petróleos de Venezuela, S. A. (PDVSA) visualizó el desarrollo social con una sinergia interinstitucional, es decir conjuntamente con otras instituciones del Estado.
Los lineamientos para conformar los Núcleos de Desarrollo Endógeno provenían del Ministerio Para la Economía Popular (MINEP), desde donde pasaban al Ministerio de Energía y Petróleo (MEP), máximo ente regulador del negocio de los hidrocarburos, al cual se suscribe PDVSA como operadora de este sector.
La Oficina de Coordinación Nacional de los NDE del MEP planificaba los proyectos locales para la conformación de los núcleos y era a PDVSA que le correspondía, a través de su filial PALMAVEN, dar soporte financiero y operativo, por ser esta empresa la encargada de ejecutar cada proyecto de los NDE.
Por ende, sus dirigentes en las gestiones correspondientes, por lógica razonable, deberían ser los responsables directos.
Sin embargo, se sabe que a estos compatriotas la Contraloría General de la República no los va a inhabilitar políticamente hablando, ni ningún Poder Público establecido los demandará por esto y no importa que la Nación haya tirado al barril sin fondo de la inoperancia y la desidia, miles y miles de millones de dólares, porque no se puede hablar, ni de bolívares flojos, ni fuertes en estas circunstancias.
Ahora se quiere, y de cierta manera ponderada, explicar por qué este modelo no rindió los frutos que tanto se expresó día a día y semana a semana a través de los medios de comunicación oficialistas y del por qué hoy ni lo nombran, más que en los pequeños colegios de la provincia donde aún se hacen pequeños proyectos disque de desarrollo endógeno, que no pasan de ser simples proyectos, didácticamente hablando, meramente escolares.
Esto era lo que decían algunos de sus folletos y publicaciones: “El Desarrollo Endógeno, significa desarrollo desde adentro. Es un modelo económico en el que las comunidades desarrollan sus propias propuestas.
Es decir, el liderazgo nace en la comunidad, y las decisiones parten desde adentro de la comunidad misma.
El Desarrollo Endógeno busca la satisfacción de las necesidades básicas, la participación de la comunidad, la protección del ambiente y la localización de la comunidad en un espacio determinado. Busca que los procesos locales y globales se complementen. Su meta es el desarrollo en el nivel local, de la comunidad, pero que este desarrollo trascienda hacia arriba, hacia la economía del país, hacia el mundo.”
Y asentaban “Las cosas que tienen corazón siempre son positivas. Y el desarrollo endógeno sucede cuando las personas de una comunidad se organizan, se comunican y deciden compartir sus conocimientos para promover el progreso de su comunidad, utilizando sus recursos”.
Como pueden ver es lo mismo del Ownsourcing pero adaptado a las comunidades y regiones.
Fíjense, un NDE se debía poner en marcha cuando la comunidad organizada descubre potencialidades que pueden ser aprovechadas en beneficio de la colectividad. Ellos decían: “Un trapiche abandonado, un campo industrial desmantelado, una tierra sin sembrar, un silo que lleva años sin almacenar un grano, una hermosa playa que no puede ser disfrutada por carecer de vías de acceso”, esa conexión de comunidad organizada y la posibilidad de desarrollo local hacían de ella una zona para crear un Núcleo de Desarrollo Endógeno.
No obstante, Venezuela sigue con mucha infraestructura abandonada, recursos naturales inexplotados, bellezas turísticas no empleadas.
Aunado a esto, mucha de esta infraestructura “abandonada” o expropiada legal o ilegalmente, dependiendo de la percepción de cada cual, y que fue colocada en manos de Cooperativas y Empresas de Producción Social (EPS), hoy están completamente arruinadas y nuevamente abandonadas…
¿Qué ocurrió entonces con el tan mentado y ahora olvidado desarrollo endógeno?
Fíjense, establecieron que este desarrollo debía ser llevado a través de las figuras de las cooperativas y las EPS exclusivamente, esto hacía imposible el éxito desde esa perspectiva para lograr resultados positivos, pues al restar las demás dinámicas económicas de la población cometieron el primer error garrafal, ya que estos proyectos exigen la participación de todos, y deben ser común para todos, para lograr un esfuerzo conjunto, para conseguir esa sinergia que necesitaban para la consecución de sus objetivos y metas.
Por otro lado, se pregunta… ¿Por qué el Gobierno no controló, ni hizo seguimiento a esos recursos invertidos? ¿Por qué no los protegió adecuadamente? brindándoles a los beneficiarios de estos proyectos verdadera asesoría en materia de la técnica necesaria según la industria, en la Administración o la Gerencia para hacer eficientes y eficaces sus empresas, indistintamente de que fueren Cooperativas, EPS ó no.
No entendieron, ni entienden y se cree que no lo van a entender nunca, que una Cooperativa o una EPS, no importa su razón social, siguen siendo empresas, que después al final del ejercicio fiscal su capital sea realmente social o democrático era lo único que tenían que considerar al respecto y que debía ser equitativo e igualitario en los dividendos, más no en el pago por la prestación de los servicios y el trabajo, es decir en los sueldos y salarios, y esto fue otro error, en muchas iniciativas uniformaron los salarios, y mataron la motivación y los alicientes al dejar a los cooperativistas sin un paquete compensatorio de beneficios socioeconómicos competitivo.
Las Cooperativas y las EPS, siempre serán empresas por ende, se requieren competencias para manejarlas, estas competencias debe ser: gerenciales, comerciales, técnicas y financieras. De buena Fe creo que quisieron hacer algo bueno, reivindicando y dándole poder al pueblo, pero al mismo tiempo concientes o inconcientemente pusieron en manos inexpertas centenares y centenares de recursos económicos y materiales, y en su empeño de adoctrinar a los cooperativistas hacía el socialismo y de hacer populismo con esas iniciativas, se olvidaron de lo esencial, enseñarles los negocios.
Excluyeron a los que en muchos de los casos sabían manejar organizaciones por su inclinación política, todas las iniciativas privadas fueron echadas a un lado y comenzaron atacando a las empresas cuya razón social era de tipo capitalista, asesoraron a muchas cooperativas para que utilizaran vulgarmente y de forma hasta tiránica la figura del contrato laboral para emplear sin seguridad ni estabilidad laboral, ni prestaciones a muchos compatriotas, entre estos, administradores y contadores novicios, otro error, así no podían lograr verdadero compromiso.
La figura de la corrupción irrumpió en muchas iniciativas buenas, tomando por sorpresa a confiados y desprevenidos, los organismos disque competentes que en muchos casos fueron los que dieron el impulso financiero a estas iniciativas, hicieron mala consultoría, tenían un staff de organismos que se encargaron de enviar a estas empresas asesores mal formados y capacitados en dichas competencias, en lo que si eran muy buenos era en politizar e ideologizar en el marco del marxismo y el leninismo estas iniciativas, aconsejando a sus gerencias un cúmulo de incoherencias que no tenían justificación, ni lógica administrativas y mucho menos comercial, que estaban muy lejos de ser verdaderas estrategias y tácticas, conduciendo a estas empresas directamente a un despeñadero sin retorno.
Muchos cooperativistas se fugaron con los recursos inyectados a las empresas, es triste decirlo, pero ahora son tan capitalistas como los estadounidenses mismos y muchos están en otros países, especialmente en Miami y todavía no he visto el primer caso sancionado en los tribunales, ni tienen carteles de “se buscan” por la INTERPOL.
Tengo entendido, que el fracaso, lo pretendieron tapar reinvirtiendo en las empresas encargadas de hacer posible los proyectos de NDE, inyectándoles más y más recursos financieros a las funestas empresas, pero no lograron su cometido… y las vacas gordas se acabaron en mítines, misiones, elecciones, regalos y dadivas e inversiones absurdas y… la crisis mundial y energética nos han traído las vacas flacas y ahora, ya no hay manera de seguir manteniendo esas estructuras anquilosadas e improductivas.
Muchas de esas industrias están prácticamente inoperantes y muchas cerradas nuevamente…
Mientras tanto nuestro potencial agropecuario, minero, pesquero, industrial, turístico, entre otros. Sigue allí, esperando a ser tomados para hacerles producir las riquezas que tanto desea el pueblo y lograr el ansiado desarrollo económico.
Hay que recordar que el desarrollo económico, Es el proceso autosostenido de la capacidad de un país de producir y disponer de bienes y servicios deseados por la sociedad, acompañado de cambios estructurales (políticos, económicos, etc.) que vayan en beneficio de la colectividad.
Gago, Alberto en su obra Planificación y Desarrollo Regional (1993). Entiende que “El desarrollo es un proceso de cambio estructural global (económico, político, social, cultural y del medio ambiente), tendiente a aumentar la calidad de vida de todos los miembros integrantes de la sociedad, de forma de alcanzar una más completa satisfacción de las necesidades colectivas básicas”.
Se hacen las preguntas ahora…
¿Se puede afirmar que en Venezuela hay un proceso autosostenido de la capacidad de producir y disponer de bienes y servicios deseados por la sociedad?
¡No! ¡Por supuesto que no!
¿Por qué no?
Porque seguimos importando casi más del 70 % de lo que consumimos y usamos; ahora somos aún más… dependientes de las grandes potencias industriales y tecnológicas del mundo,…
Porque no se ha logrado la tan mentada soberanía alimentaria y ahora menos cuando lo que se importa irresponsablemente se deja perder en contenedores abandonados en los principales puertos del país.
¿Este proceso de cambio auspiciado por nuestro gobierno nacional ha generado la calidad de vida de todos los miembros integrantes de la sociedad, de forma de alcanzar una más completa satisfacción de las necesidades colectivas básicas?
También se tiene una negativa como respuesta lógica. ¡No! Dado que, la gran mayoría de los habitantes de este pueblo cansado y triste, no ha logrado alcanzar la más completa satisfacción de sus necesidades colectivas, decir que… ¡Si! Sería una falacia.
Aquí no se esta hablando por hablar, revisen ustedes mismos los indicadores socioeconómicos, disponibles por variadas fuentes oficiales y extraoficiales, sean buenos observadores de lo que los circunda y verán que la pobreza se incremento, la salud se desmejoró, la seguridad personal es casi nula en muchos sectores, la inflación cabalga a paso de vencedores, el desabastecimiento arrecia día a día, hoy puede ser aceite, mañana arroz, pasado mañana azúcar, harina, entre otros productos de la canasta básica, el déficit habitacional es aproximadamente un 50 % mayor que antes, etc., etc., etc.,… Así sucesivamente esto es un mal tras otro. Tanto que hay muchos detractores del gobierno que aluden al proceso no como una revolución, sino como una involución, un retraso total en todas las áreas y sectores de nuestra economía contusionada. Y mientras…
Siguen los ensayos desde el gobierno, primero fueron los gallineros verticales, imagínense… ¡Dios! luego las Cooperativas, que ya se sabe a ciencia cierta que fracasaron, luego el desarrollo endógeno, fracaso también, y las lista continua, consejos comunales, desarrollo sustentable y sostenible, comunas y quien sabe que más se les seguirá ocurriendo al mismo tiempo que siguen acosando a las empresas privadas, que si han demostrado en números y hechos su productividad y solvencia, poniéndoles miles de trabas obligándolas en muchos casos ha vender ó cerrar sus puertas, para luego decir a vox populi que el capitalismo fracaso, que es, en todo caso lo que les interesas para seguir vendiendo el socialismo como sistema salvador e ideologizando al pueblo.
Paralelamente a tanto parlotee, la economía netamente capitalista, del resto del mundo y…, más específicamente, la norteamericana comienza a levantarse nuevamente, negando con hechos fehacientes los vaticinios de nuestro presidente sobre la hecatombe del “sistema enemigo del pueblo y la riqueza” según él.
No contentos con el resultado negativo del modelo económico rústicamente adaptado a nuestras realidades, ahora andan expropiando a diestra y a siniestra, cuanta empresa privada hay, y… sobre todo aquellas que son su competencia, dado que no pueden con la sagacidad de los emprendedores y empresarios de oficio, quienes si se manejan respetando principios administrativos, aplicando gerencia efectiva y que tienen un gran conocimientos sobre la táctica y las estrategias empresariales, además de un preciso juicio de sus mercados y clientes.
Y lo más lamentable, es que hasta ahora, no hay una sola empresa expropiada y que este en mano hoy del Gobierno que sea productiva.
Este hecho sigue redundado en la desconfianza de los inversionistas tanto foráneos como locales que ven como el factor riesgo país se incrementa día a día, prefiriendo invertir en otros países latinoamericanos más estables políticamente hablando y con Estados de Derecho que les brinden verdadera seguridad jurídica… perdiéndose oportunidades maravillosas de desplegar proyectos de gran viabilidad e importancia para el desarrollo de nuestros pueblos.
No contentos con todo lo dicho antes, rompen relaciones comerciales y diplomáticas con nuestro vecino y socio comercial más cercano, terminando por asfixiar aún más nuestra maltrecha economía y perjudicando la del hermano vecino.
Lo peor de todo es que bajo estos esquemas, y por lo dicho antes, pensando en el futuro de Venezuela y considerando que el desarrollo endógeno si… pudiera ser un modelo de desarrollo económico efectivo, si lo aplicaran como bellamente lo plasman en los papeles, pero como eso sería pedir mucho a los intransigentes, ya que no van a reconocer que han equivocado el camino y mientras se siga en esta empresa napoleónica y… disque “revolucionaria”, no se podrá logar un verdadero desarrollo en Venezuela. A futuro sólo nos queda, destituir las malas ideas con argumentos y hechos reales de validez comprobada, cambiar nuestras estructuras políticas, migrar a un sistema socioeconómico de justicia social y equidad auténtico que pueda convivir en armonía con el capitalismo y el proceso de globalización y mundialización, sin perder nuestra identidad, cultura y arraigo por lo nuestro, tener paciencia y saber esperar para terminar con lo que no sirve y rogar a la divinidad que la sensatez y la cordura de nuestros dirigentes regresen para que reine la paz, el orden y el bienestar general para todos.

0 comentarios:

Visitas al Blog

Suscríbite al Blog por E-mail

Entradas populares

DOUGLEANDO

Es real


Precisamente hay que decir lo que se piensa y donde se piensa, esa es una de las grandes virtudes de la democracia y en estas pseudo democracias decirlo con fundamentos y responsabilidad... más valor tiene la palabra y la protesta porque es aún más honroso, esto significa que aquí hay que decirlo muy bien, para no errar y caer en el delito o faltar a la Ley Resorte... En fin ahí voy... al grano... Hace unos días... asesinaron en un evento público a un Concejal de nuestra Municipalidad, precisamente al Presidente del Consejo Municipal... Y a pesar de no haber estado presente tengo que manifestarme en mi pequeña tribuna para decir que eso fue algo demasiado lamentable y hasta, sentí mucha pena por lo acontecido... que desdén tienen nuestras autoridades que no pueden siquiera brindar a la colectividad seguridad...


Leer más...