Etiquetas

Tecnología y Gerencia

Seguidores

Autor y Administrador

Mi foto

Administrador de Empresas, especialista en RR HH, en el oficio del Marketing Digital, en la Docencia de la Educación para el Trabajo, amante de la tecnología, escritor amateur, dedicado a la comunicación efectiva de contenidos variados a través de las Redes Sociales y los Blogs.

Post Reciente

Con la tecnología de Blogger.
martes, 10 de enero de 2012

La Navidad




Quizás debería estar hablando del desastre que es este gobierno y de su irresponsabilidad o hablando del hampa, las drogas o los narcos, del secuestro allá en el Sur del Lago de Maracaibo o del sicariato, pero… no tiene mucho sentido para mí hablar hoy de vicisitudes tan negativas después de la navidad. Así que será mejor hablar de cosas menos oscuras… hablar pues… de eso, de la navidad y su verdadero sentido. Así que debo formular o reformularme la interrogante:

¿Cuál es el verdadero sentido de la navidad?

Esta es una pregunta que deberíamos hacernos siempre, no obstante, cada año pasa y seguimos viviendo sin saber qué es la navidad. Siendo casi ateo, no puedo decir que esto sólo se trata de la natividad y nada más, es decir, del nacimiento del hijo de ¡Dios! Estoy seguro que para nosotros es algo distinto, digo nosotros los latinos y en especial los venezolanos...





La navidad es una fiesta familiar, que poco o nada tiene que ver con Dios y la natividad, se ha convertido en un ritual, repetitivo, y pido disculpas anticipadas si mis palabras ofenden a alguien, porque digo… casi carnavalesco, más adelante hago mis enmiendas tengan paciencia, porque de verdad ha sido así, o al menos así me parece o parecía hasta esta navidad que para mi fue muy incompleta, hay gente que incluso ahorra todo el año para esos días comprarse el mejor traje, que si bien no es un disfraz, es casi una portada que muy poco tiene relación con su esencia e identidad, las chicas y las que ya no son tan chicas se preparan y se maquillan y van a los salones de belleza para estar lo mejor posible, bellas y bien vestidas para desde luego exhibirse y posar para todas las cámaras de sus familiares y amigos, mientras los caballeros se preparan y afeitan, si bien no se maquillan, se ponen un traje nuevo, un vestido como dicen los colombianos, todo para luego reunirse con la familia bien sea en la casa de la abuela o abuelo o escogen un establecimiento para hacer su reunión, brindar, comer, beber, bailar y disfrutar al máximo porque es 24 y 31 de diciembre… después de todo no son días ordinarios.

¿Quién esta pendiente del niño Dios? ¿Quién esta pendiente de ir a su iglesia? Muy pocos son cada vez… Son muchos los que esos días se exceden con la bebida y ponen la verdadera torta sin que sea el cumpleaños de nadie, otros parrandean hasta al amanecer y siguen más allá, pasan días ingiriendo alcohol, la parranda se extiende y siguen hasta el fin de año, yo lo hacía lo recuerdo muy bien… pero en la medida que van pasando los años y vamos madurando y cambiamos de piel, también comenzamos a ver la navidad no sólo como esas fiestas que deseábamos todo el año que llegaran rápido, sino como un símbolo de unidad familiar y es que en la medida que nos alejamos de nuestros seres queridos y estamos verdaderamente lejos, mientras envejecemos, comenzamos a entender que la navidad no sólo es ese carnaval al que nos acostumbraron por tradición y mucho menos con los símbolos norteamericanos y mercadológicos o comerciales, es decir, Santa, el árbol, el bastón navideño y ni siquiera como es en nuestra cultura, con el pesebre, con los pastores, San José, La Virgen María, la mula, el buey, los reyes magos y el niño Jesús, con nuestras gustosas hallacas y el pan de jamón, el pernil y el pavo, la navidad se transforma en algo más que esas fiestas…

Se convierte en unión. Una unión muy especial, la unión de la familia, con los abuelos, padres, nietos, hijos, hermanos y muchos primos que se reúnen y vienen de todas partes del país e incluso del exterior para compartir en familia, no obstante muchas veces las circunstancias, la distancia, las ocupaciones no lo permiten y añoramos estar allí, lloramos y nos entristecemos hasta el punto de llegar hasta una profunda y muy desagradable depresión.

Muchas veces me ha tocado estar lejos y separado de mi familia y aunque me he dicho una y otra vez “la navidad y el fin de año son sólo dos días más” y he dicho muchas veces que odio la navidad y esas fiestas… precisamente por eso… porque lo que verdaderamente odio es estar lejos de los que amo… hoy me doy cuenta que nos es así. Afirmo y confirmo que… Si son días especiales y son días en los que no deberíamos estar trabajando y mucho menos lejos de nuestros seres queridos.

Que no importan las circunstancias que sean no deberíamos perdernos del privilegio de estar con la familia y compartir con alegría la dicha de abrazarnos y disfrutar juntos de una cena, para brindar verdaderamente de corazón al lado de la viejita y el viejo, de nuestros hijos e hijas, disfrutar de una buena bebida que nos enaltezca el alma, que juntos ese espíritu al que llamamos navidad nos eleve al buen tino de estar y compartir nuestras vivencias y experiencias.

Presentes reír a carcajadas o llorar pero… juntos y recordar lo maravilloso que ha sido nuestro paso por la vida.

Este año ya no quiero que eso vuelva a pasar… Quiero que mi familia esos días este unida, verdaderamente unida.

Por eso le pido a Dios o al universo que me conceda para este año 2012 ese milagro.

Deseo con todo mi corazón, con cada fibra de mi cuerpo que este próximo Diciembre todos mis seres queridos estén presentes en esas fiestas y que todos estén aquí en Venezuela y que puedan estar juntos con cada miembro de su circulo de hermandad y amistad, que puedan brindar unidos por el verdadero sentido de la navidad… el amor de la familia.

Y esa precisamente, es la respuesta que tengo para esa interrogante que hice en las primeras líneas de este post.

¿Cuál es el verdadero sentido de la navidad?

El amor de la familia. Eso es para mí… la navidad.


Dedicado especialmente a:

Esther Moreno
Carmen Julia, Mairenis, Irenis e Iranis del Carmen
Iranis Espinoza
Lesbia Moreno
María Eugenia Moreno, y
Eugenio Moreno


0 comentarios:

Buscar

Cargando...
Se ha producido un error en este gadget.

Visitas al Blog

Suscríbite al Blog por E-mail

Entradas populares

DOUGLEANDO

Es real


Precisamente hay que decir lo que se piensa y donde se piensa, esa es una de las grandes virtudes de la democracia y en estas pseudo democracias decirlo con fundamentos y responsabilidad... más valor tiene la palabra y la protesta porque es aún más honroso, esto significa que aquí hay que decirlo muy bien, para no errar y caer en el delito o faltar a la Ley Resorte... En fin ahí voy... al grano... Hace unos días... asesinaron en un evento público a un Concejal de nuestra Municipalidad, precisamente al Presidente del Consejo Municipal... Y a pesar de no haber estado presente tengo que manifestarme en mi pequeña tribuna para decir que eso fue algo demasiado lamentable y hasta, sentí mucha pena por lo acontecido... que desdén tienen nuestras autoridades que no pueden siquiera brindar a la colectividad seguridad...


Leer más...